Viernes, 13 de noviembre de 2009

Hoy hemos pedido a Pedro "Puertoduro" que nos deje sacar este reportaje que ha realizado para celebrar el 75 cumpleaños de Alfredo Irusta, os invito a que lo leaís:

Alfredo Irusta en 1966
Alfredo Irusta en el año 1963

Este es el reportaje que he elaborado sobre una de las figuras que ha dado la historia de nuestro ciclocross y que este sábado cumple 75 años, espero que sirva de homenaje.

Alfredo Irusta Irusta nace un 14 de noviembre de 1934 en la localidad cantabra de Ampuero, de la que también era natural su madre, el padre era de Villaverde de Trucios. Se avecinaba el estallido de la Guerra Civil Española y con este terrible conflicto una mala noticia para los Irusta ya que su padre iba a ser fusilado.

Fueron años muy duros por lo que nos han contado nuestros abuelos y mayores o cuando hemos estudiado esa época de la historia, así que imaginaros la niñez de Alfredo Irusta. Aquel chaval se hizo mayor y tuvo que cumplir el servicio militar, la situación económica no le había permitido tener una bicicleta hasta una edad avanzada, así empieza a competir en pruebas ciclistas de ruta tras la mili con unos 23 años, podemos decir que es un ciclista tardío, en ciclocross debuta con 26 años en la temporada 1960-1961.

Actuaciones en ruta y ciclocross

Durante un tiempo Alfredo Irusta tuvo que correr como independiente hasta que pudo ganarse la categoría de profesional y pasar por varios equipos. Aunque en su palmares como independiente no figure, el recuerda haber ganado una prueba de ruta en Carranza.

En 1960 se inscribe en el Circuito Montañes, la primera etapa fue en la modalidad de contrarreloj, se formaban equipos de 3 corredores y se debía sumar el tiempo de cada uno de ellos, los cronos realizados por Irusta y por sus dos compañeros les otorgan el cuarto mejor registro. En el equipo Brandy Majestad estaba el durangués Antón Barrutia, un destacado corredor en carretera y en ciclocross, será uno de los grandes rivales que encuentre Alfredo Irusta cuando pruebe la disciplina ciclopedestre. La segunda etapa sobre 235 kilómetros se hizo bastante dura por el calor y varios corredores se remolcaban con algún vehiculo, el juez árbitro sancionaba a los ciclistas y entre ellos estaba Alfredo que no pudo completar ese Circuito Montañes.

Meses después estrenaba su trayectoria como ciclocrossista, de memoria me dice Alfredo que su primer ciclocross fue en Aranguren (Vizcaya), ahí ya fue cuarto, en su segunda carrera en Bergara segundo detrás de Antón Barrutia, en Aranguren se había impuesto José Luis Talamillo.

Había llegado un nuevo año y una nueva figura al ciclocross español, sin embargo la mala fortuna se cebaba con él, en Amorebieta en la primera vuelta pinchaba las dos ruedas, Antón Barrutia se proclamaba ese día campeón de Vizcaya, otro de los grandes como era José Luis Talamillo se clasificaba segundo. Un par de semanas después, se disputaba el Campeonato de España en Mondragon Alfredo Irusta y su paisano Antonio Larrauri salían a correr con el maillot representativo de “Santander”, les habían otorgado los dorsales números 17 y 18.

En Mondragón los máximos favoritos al triunfo eran Antón Barrutia y José Luis Talamillo, el circuito fue durísimo teniendo ascensos por encima del 23 por ciento y algún descenso del 15. Barrutia derrotaba a Talamillo y Miguel Urquiza que podía haber sido el tercero sufría una rotura del cambio de su bicicleta y ese puesto lo ganaba Alfredo Irusta. Notable su rendimiento para ser su primera temporada en ciclocross, siendo uno de los seleccionados para correr el Campeonato del Mundo, en Hannover (Alemania) fue 32º.

En ruta ese año de 1961 fue protagonista en la quinta y última etapa de la Bicicleta Eibarresa, era uno de los corredores escapados pero tuvo una importante caída por la que tuvo que retirarse, el premio a la desgracia iría a parar a Alfredo.

A lo largo de su carrera deportiva aprovecharía la forma del ciclocross para correr en los primeros meses de la temporada de ruta, después hacia una parada competitiva y en verano volvía a las pruebas de carretera, también con el objetivo de adquirir un buen ritmo para ciclocross.

1961 lo iba a cerrar corriendo una prueba internacional ciclopedestre en Mondragón, figuras mundiales de la especialidad acudieron en esa ocasión; Renato Longo, Dufraisse, Rolf Wolshohl. José Luis Talamillo y Alfredo Irusta en cuarto y quinto lugar fueron nuestros mejores representantes.

Alfredo Irusta trasladaba su residencia de tierras cantabras a Vizcaya, una hermana suya vivía en Gallarta, una abuela de los Irusta era de esta localidad. Alfredo se terminaba casando y haciendo vida en el Valle de Trapaga, en esta zona no solo serían sus entrenamientos, a lo largo de su extensa trayectoria también tendría oportunidad de correr al lado de casa en ruta y ciclocross. En carretera las Subidas a La Reineta o el Circuito de San Salvador del Valle y en el ciclocross de este lugar en una de las ediciones brillaba Talamillo con una nueva victoria y Alfredo era segundo.

En muchas ocasiones la suerte le fue esquiva a Irusta, el había preparado con toda la ilusión el Campeonato de España de ciclocross que tuvo lugar en Gernika en 1962, Antón Barrutia decidió no correr e Irusta podía volver a estar entre los puestos de privilegio. Esa mañana Alfredo se había caído de su bicicleta dañandose el tobillo, su participación peligraba, tuvieron que ponerle una inyección para que pudiese tomar la salida, así mermado se clasificaba quinto.

En la temporada de ciclocross de 1962-1963 es José Luis Talamillo el que corre con el tobillo hinchado en San Sebastián, un Irusta en alza también triunfaba en esa prueba y posteriormente en Erandio, sin embargo ahora que podía derrotar a José Luis Talamillo, llegaba un nuevo Campeonato de España en Bergara y por averías se vio obligado a abandonar Irusta, luego en el Mundial fue 26º.

Ese año de 1963 tuvo una destacada actuación en la Subida a Arrate, Alfredo se clasificaba cuarto, únicamente superado por el vizcaíno Juan José Sagarduy, Federico Martín Bahamontes y otro de los grandes del ciclismo de todos los tiempos “el francés Jacques Anquetil”. Juan José Sagarduy y Alfredo Irusta repetían el primero y el cuarto en la Subida a la Reineta, segundo y tercero “Talamillo y Julio Jiménez”.

Una nueva temporada de ciclocross, la de 1963-1964, en ella irrumpía con poderío el alavés afincado en Guipúzcoa “Amelio Mendijur”, en Ormaiztegi este jovencísimo corredor relega al segundo puesto a Alfredo Irusta y esta misma situación se va a repetir en Bergara, Ibarra, Plencia, Zumarraga, en el Campeonato Vasco-Navarro en Abadiano “Abadiño”. En el Campeonato de España en Beasain vuelve a ganar Amelio pero Alfredo Irusta solo pudo ser séptimo, poco antes de darse la salida había pinchado y hubo que esperar para iniciar la competición, después en carrera por avería tuvo que cambiar de máquina al menos dos veces. Volvía a repetir experiencia mundialista y se clasificaba 28º. Para no desaprovechar la forma que tenía participa en el mes de marzo en la Subida a Urkiola, por aquel entonces solo se realizaba la escalada al puerto desde Mañaria, se clasifica 11º con un tiempo de 19 minutos 21 segundos, el mismo que el octavo e identico que dos hombres que estuvieron presentes en diversas pruebas de ciclocross como el madrileño Santos Ruiz y el cantabro Ventura Díaz.

En la campaña ciclopedestre 1964-1965, Amelio Mendijur y Alfredo Irusta repiten la primera y la segunda posición de 1963 en Ormaiztegi. Amelio corre en la que ahora era su casa en Villareal de Urrechua y derrota nuevamente a Irusta, al igual que en el Campeonato Vasco-Navarro en Mondragón y en Lazkao. En el Premio San Martín de Beasain también gana Mendijur e Irusta esta vez es tercero. En Ibarra otra vez primero Mendijur y segundo Irusta, de repente deja de presentarse en las pruebas de ciclocross de esa temporada y no corre el Campeonato de España de 1965. Hubo un tiempo que tuvo que trasladarse a trabajar a Sagunto y quizas esa sea la causa de su desaparación de las pruebas ciclistas durante meses.

Tras ese paréntesis sin competir en el norte, Alfredo Irusta vuelve a correr nuevamente en la parte final de 1965, nunca más volverá a compartir pruebas con el malogrado Amelio Mendijur, que meses antes había fallecido en el Gran Premio Pentecostés de Bergara. Irusta es tercero en Ormaiztegi y cuarto en Usurbil y Mondragón, en las dos primeras el éxito para Antón Barrutia y en Mondragón para José Luis Talamillo, desgraciadamente el burgalés salía a entrenar el 31 de diciembre y perdía la vida porque un vehiculo se lo llevaba por delante.

Por fin iba a producirse el mayor día de gloria hasta ese momento de Alfredo Irusta como ciclocrossista, el 13 de febrero de 1966 en Beasain, se hacía con el título de campeón de España. Su gran rival Antón Barrutia sufría una rotura en la correa de su rastral y también al caerse se debía herir en la pierna no pudiendo pedalear como el hubiera deseado, el ciclista de Durango quería retirarse siendo campeón y aunque cambió de bicicleta ya no iba a destronar a Irusta que consiguió distanciar al leonés Manuel Nava en 39 segundos. Alfredo desde el recuerdo brindaba su victoria al desaparecido Amelio Mendijur, este es el corredor español que más impresiono a Irusta y cree que hubiera sido campeón del mundo de no mediar la desgracia de su fatal accidente. 1965 había sido un año muy malo con la perdida de Amelio, José Luis y Justino Osoro, este parece que en extrañas circunstancias haciendo el servicio militar. Por los 3 se rezaba en la salida de ese Campeonato de España. En el Campeonato del Mundo también en Beasain, con Eric de Vlaeminck en el oro, Antón Barrutia lograba ser 9º, el madrileño José Martínez 12º e Irusta 14º. Le pregunto a Alfredo por Eric y me dice que se trataba de un fuera de serie aunque el también admiraba al alemán Rolf Wolfshohl.

Había una canción del ya desparecido cantante asturiano “Tino Casal” que decía en el verano del 66 un vuelo charter te trajo a mis sueños, aun era un niño y tu casi un mujer más despertaste interés con tus enredos, pues bien Alfredo Irusta ya no era un niño en el verano del 66 y se enredaba nuevamente con la Subida a La Reineta, se disputaba en línea y contra el reloj. En la línea era noveno y en el esfuerzo individual octavo, en la suma de tiempos también octavo.

En el final de 1966 vuelve a ser segundo Alfredo en el ciclocross de Ormaiztegi, lo estaba tomando por costumbre, en esta ocasión José Martínez le privaba de la victoria por escaso margen, en La Pilastra cerca de Durango Martínez ganaba otra vez a Irusta, en Aretxabaleta cambiaba el orden y era Alfredo el que adelantaba a José Martínez, ambos se presentaban como los máximos favoritos al título de campeón de España en Amorebieta. En este Campeonato Alfredo Irusta se ve perjudicado por un pinchazo, tarda en cambiar de rueda y queda muy rezagado, a pesar de su gran remontada se tuvo que confomar con ser cuarto, día de gloria para el ciclocross madrileño con José Martínez y Santos Ruiz en los dos primeros lugares. A comienzos de marzo en Antzuola al menos Alfredo Irusta tuvo la consolación de hacerse con la Challenge de ciclocross por delante de José Martínez, en esa prueba la victoria fue para José María González también conocido como “Jesús” e Irusta fue segundo.


En esos tiempos las mejores carreras de ciclocross se disputaban en Guipúzcoa y muchos Campeonatos de España habían tenido lugar en esas tierras, los organizadores se preocupaban de traer a las figuras y de hacer pruebas internacionales, Azpeitia en el Barrio de Landeta es una de esas citas en diciembre de 1967. Habían contratado a Rolf Wolshohl, Renato Longo, a Michel Pelchat, a Pierre Bernet, a Ducasse. Ese día Alfredo Irusta es el mejor especialista nacional por detrás de Longo y Pelchat, la carrera fue bastante larga y Wolfshohl se retiró.


Alfredo Irusta atraviesa un estrecho puente de madera por delante del italiano Renato Longo.

Un par de días después se llegó a pensar que Irusta se había roto la pierna en la internacional de Aretxabaleta, afortunadamente nada grave y enseguida le llegan las victorias, es primero en Oñate, Zarauz, en Berriz en el Campeonato de Vizcaya por delante de José María González, en el Campeonato Vasco-Navarro en Durango también ante González. El 8 de enero nace uno de los cinco hijos que llegó a tener y le ponen de nombre Alfredo “como el padre”, seguramente uno de los días en los que Alfredo padre gana un ciclocross, horas después se celebra el bautizo de su hijo, al menos ese es el recuerdo que tiene.

El Campeonato de España de 1968 tiene lugar en Zumarraga, la víspera Alfredo Irusta se impone en Idiazabal. Otro día que se le cruza a Alfredo y sufre en carrera varias caídas y pincha en el momento crucial, si hubiera durado la carrera una vuelta más podía haber dado alcance a José María González y a José Martínez pero estos le aventajaron en 19 y 7 segundos, aunque también Martínez tuvo sus percances. Días después Irusta es el vencedor del ciclocross de Antzuola y en el Mundial 13º, Rolf Wolsfhohl que había sido segundo es descalificado por lo que Alfredo ganaría esa posición.

Con 34 años y siendo padre debía compaginar el ciclismo con su trabajo en la Babcock Wilcox, aun así se resiste a la retirada e inicia una nueva temporada de ciclocross, había surgido una nueva estrella en el firmamento ciclocrossista, el alavés José María Basualdo, éste era muy joven y necesitaba madurarse con las competiciones. Alfredo Irusta sufre una avería mecánica y solo puede ser quinto en el Campeonato Vasco-Navarro en Bera de Bidasoa. En Berriz brilla Basualdo e Irusta es cuarto y campeón de Vizcaya, también hay que explicar que los corredores aficionados parten con una ventaja en la salida y eso penaliza a Alfredo Irusta como profesional y esos tiempos no se descuentan en meta según parece.

El Campeonato de España de 1969 en Ibarra es para Alfredo Irusta, en un circuito nevado este bravo corredor da una exhibición y aventaja a José María Basualdo en algo más de dos minutos y medio y cuatro al vizcaíno Félix Iturriaga.


El campeón de España Alfredo Irusta atiende a los medios de comunicación.

Una vez más Berriz acogía el Campeonato de Vizcaya de ciclocross de la temporada 1969-1970, otra ocasión en la que Irusta por su condición de profesional debe salir más tarde que los corredores aficionados, victoria para Basualdo y título vizcaíno para Juan José Irazu el hermano mayor de una saga de ciclocrossistas que luego tuvo continuación en Antonio “Andoni” y Francisco “Patxo”, Alfredo Irusta ese día solo pudo ser sexto.

El circuito de Monte Porreiro (Pontevedra) es la ubicación elegida para un nuevo Campeonato de España en el año de 1970, la carrera la tenía prácticamente ganada José María González pero en la parte final se le mete un palo o una rama en el cambio y con esa incidencia se ve adelantado por Basualdo, el veterano Irusta se clasificaba sexto.

En la temporada 1970-1971, a pesar de ser superado en carrera por José María Basualdo, José María González y Juan Gorostidi, aun vuelve a proclamarse campeón de Vizcaya en Abadiano siendo el cuarto tras los citados. El Campeonato de España también en el duranguesado le va a dar el título profesional a Alfredo Irusta desde el octavo puesto, los infortunios le privaban de una mejor clasificación, este título no tenía el valor de los dos anteriores en los que el había sido el ganador absoluto.

A escasos días de cumplir los 37 años, Alfredo corre el ciclocross de Zumaia, José María Basualdo domina sobre el resto con amplitud y el veterano Irusta consigue ser cuarto, posiblemente el no sabía que ese final de 1971 y el inicio de 1972 iban a significar sus últimas competiciones. Es séptimo en Durana, cuarto en Ormaiztegi y en El Regato, tercero en el Campeonato Vasco-Navarro en Villafranca de Ordizia, tercero en Artxanda y en esta campeón de Vizcaya, quinto en Beasain etc. Su última carrera debió ser el Campeonato de España en Aretxabaleta, los profesionales como Irusta y Basualdo que había dejado ya la categoría amateur salen con dos minutos de retraso respecto a los aficionados, aun así José María Basualdo les da un repaso a todos y se proclama campeón de España “había ganado esa temporada más de veinte pruebas de ciclocross el de Luyando”. Ante el intratable Basualdo la opción de Alfredo era la de ser el mejor del resto, sin embargo en medio de ellos se colaba el aficionado catalán Pedro Moreno, otra nueva promesa que lo mismo hacía pista que carretera que ciclocross, si no fueron descontados los tiempos de retraso de los profesionales se puede decir que Alfredo Irusta fue el segundo más rápido en Aretxabaleta.

Sorprendentemente se anuncia días después que el control antidopaje ha arrojado 3 positivos; el de Irusta, el de Moreno y el de Santiago Zabaleta. Alfredo me dice que a el nunca le quitaron el premio de ese día unas 10.000 pesetas y que cree tener por casa la medalla, que detrás de todo ello había un affaire con los fijos a cobrar por acudir al Campeonato del Mundo, que el no había tomado nada diferente al resto de rivales. De esta manera la impotencia de Alfredo Irusta es total y durante años va a dejar de practicar ciclismo y a quedar decepcionado de este deporte.


El apellido Irusta vuelve a las carreras


Su hijo Alfredo va creciendo y empieza a darle a los pedales, el padre encuentra de nuevo la ilusión y acompaña al chaval y le entrena. Alfredo junior inicia las competiciones ciclistas donde va a ser la gran figura de las pruebas cadetes y juveniles de ciclocross, también en carretera. En ciclocross se proclama campeón de Euskadi, de España en 3 ocasiones como juvenil, vence 5 años consecutivos en Igorre en las pruebas de cadetes y juveniles y en el Campeonato del Mundo de 1987 es duodecimo. Salta a la categoría de aficionados y como es un buen rutero el ciclocross lo va a ir abandonando, en la ruta con 19 y 20 años es de los mejores escaladores del pelotón, se impone por ejemplo en las cimas de Gordon en Trucios (la tierra de uno de sus abuelos) y en la llegada en alto del Parque de Atracciones próxima a Bilbao, cuando esta más curtido en la categoría ya con 23 años es el gran vencedor de la Vuelta a Navarra. Así le llega la oportunidad del profesionalismo con el equipo Seur y las diversas denominaciones que sucedieron a este equipo como Deportpublic o Castellblanch-Mx Onda. En la categoría de profesionales es un corredor combativo que se deja sobre todo ver en días de perfil quebrado, así por ejemplo es noveno en la general final de País Vasco y se lleva la montaña, octavo en Semana Catalana, decimotercero en Criterium Internacional, en algunas ocasiones la mala suerte se ceba con el y tiene una caída en la Vuelta a España o se ve obligado a abandonar en el Giro de Italia. Cuando mejor podía haber andado y a la edad de 28 años deja el ciclismo profesional.

Alfredo Irusta padre aun encontraba otro aliciente en su pequeño Ergoitz, este había nacido en 1983 y va a ser el último Irusta con licencia ciclista. Salen juntos en bicicleta y eso motiva mucho a Ergoitz, aunque su padre debe notar alguna molestia en la rodilla y va a dejar de darle a los pedales por miedo a terminar dañando el menisco. Ergoitz corre en carretera y en ciclocross, así participa en el Campeonato de España de Porriño en cadetes en 1999, aquel día el maillot de campeón era para Egoitz Murgoitio y el benjamín de los Irusta decimosexto.

En los últimos años Alfredo padre y Ergoitz han ido juntos a ver algunas pruebas de ciclocross como la Copa de España de Solares de 2007, en esta temporada de 2009-2010 las de Muskiz y Treto. Alfredo Irusta fue homenajeado en marzo de 2008 en Ampuero.



Dos campeones de España cantabros, Alfredo Irusta y Fernando San Emeterio, el pasado sábado 7 de noviembre de 2009 en el ciclocross de Treto.

Algunas preguntas a Alfredo Irusta Irusta

Pedro- ¿Qué bicicletas tenías para ciclocross?

Alfredo-Recuerdo que en Zeus me regalaron dos máquinas.

Pedro- ¿Y los desarrollos que utilizabais?

Alfredo-En algunas carreras utilizaba plato único de 46 dientes, cuando llevaba dos platos el grande era de 52 dientes, el piñón de 5 coronas; 14-17-20-23-28. Basualdo y yo movíamos unas multiplicaciones que otros corredores no podían manejar.

Pedro-¿Cómo te entrenabas?

Alfredo-En época de ciclocross recorría unos 50 kilómetros en carretera, algo de gimnasia y carrera a pie, entrenaba menos que otros como Antón Barrutia o Talamillo. Para la ruta si que hacía entrenamientos de más fondo.

Pedro-Compartiste carreras con el gran Bahamontes, ¿era muy chulo?, ¡que magnifico escalador!.

Alfredo-Es un hombre simpático el toledano y sí un escalador impresionante. Me acuerdo de correr con el un Campeonato de España de Montaña en Bermeo y había que subir 5 veces Sollube.

Pedro-¿Ganaste algún ciclocross en Cantabria?

Alfredo-Si, en Laredo, hizo segundo Larrauri.

Pedro-¿Quién pudo ser un ciclista destacado pero se perdió por el camino?, ¡aunque habrás conocido a tantos!.

Alfredo-Hubo un corredor en Cantabria que creo se llamaba Rafael Sinega pero se mató en un accidente, podía haber sido un buen rutero. En cuanto al campeón del mundo juvenil Iñaki Vijandi, no se cuidaba.

Pedro-¿Qué te parecen las pruebas de ciclocross actuales?.

Alfredo-Son menos duras y peligrosas, en mis tiempos había unas bajadas espectaculares, también han cambiado las condiciones climatologicas, hacía más frío, en una carrera se me habían “helado los frenos”. No se puede comparar a Sven Nys con otros campeones de otras épocas, porque ha cambiado el ciclocross. Aun siendo los circuitos menos duros y peligrosos que antaño considero que los corredores de más de 60 años corren el riesgo de romperse fácilmente algún hueso a esa edad.

Pedro-Me puedes contar alguna anécdota de tus Campeonatos de España de ciclocross o de alguna de las salidas que hiciste al extranjero.

Alfredo-En el Campeonato que gane en Beasain, el maillot de campeón que me entregaron me quedaba grande, se lo debían haber hecho a la medida de Antón Barrutia. En un ciclocross en Francia recuerdo que doble a Talamillo y que me clasifique séptimo.

Pedro-Alfredo, ¿sabes que Talamillo tuvo un accidente muy grave en el velódromo de Madrid?.

Alfredo-Si corrió mermado esa temporada en ciclocross y yo creo que ya no volvió a ser el mismo de antes.

Pedro-Alguna vez he leido que en las pruebas internacionales de ciclocross corredores como Renato Longo y Rolf Wolshohl cobraban unas 20.000 pesetas de las de los últimos años de los sesenta. ¿Qué fijos tenías tu?.

Alfredo-A mi me daban bastante menos, 5000 pesetas.

Pedro-Además de entrenar a tus hijos durante un tiempo, ¿a que otros ciclistas entrenaste?.

Alfredo-A varios chavales del Valle entre los que estaba Agustín Bilbao y a David Seco también algún año en categorías inferiores.

Pedro-Agustín Bilbao es un primo de Joseba León.

Pedro-Gracias por atenderme Alfredo y que cumplas muchos años, espero verte pronto en las carreras de ciclocross.

Alfredo se despidio de mi contándome que había estado junto a un buen numero de gentes del ciclismo esta semana en el funeral de Agustín Sagasti


Publicado por fevufe @ 21:48  | Varios
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios